HUMANET.co COLOMBIA

Anorexia Nerviosa

La anorexia nerviosa es un trastorno del comer en el cual hay una incapacidad severa y prolongada para alimentarse, con una pérdida de peso marcada.

La anorexia es una condición patológica caracterizada por una grave y voluntaria limitación dietética que puede llegar a comprometer la vida del paciente.

La enfermedad es un proceso raro en el sexo masculino, mientras que en el femenino puede afectar a una de cada 100.000 personas, con una tendencia al aumento en las últimas décadas.

Puede ser ocasionado por múltiples factores entre los cuales se encuentra la imitación de determinados modelos yel uso inadecuado de medicamentos adelgazantes, entre otros.

Síntomas

Los síntomas de la anorexia siempre incluyen el rechazo de mantener un peso corporal sobre el peso normal mínimo adecuado para la edad y laestatura; el temor intenso de subir de peso o de engordar; el disturbio con el cual el peso, el tamaño o la figura del cuerpo son experimentados;

 

Antiguamente, la anorexia nerviosa era frecuente en la última adolescencia y en la primera madurez de la mujer, pero en los últimos años se diagnostica cada día en mayor medida entre niñas de 9 a 14 años de edad.

La anorexia nerviosa se presenta de forma bastante característica.

Se diagnostica anorexia nerviosa cuando el rechazo de alimentos conduce a una reducción del 25-30 % del peso corporal inicial, sin causas orgánicas evidentes pero con clara distorsión de la valoración de la imagen de su propio cuerpo por parte de la persona enferma.

A pesar del evidente y objetivo adelgazamiento y la opinión de las personas que la rodean, la anoréxica seguirá en efecto afirmando que no está en absoluto delgada e insistirá en su estricta autorrestricción alimentaria.

L

a

 

N

O

V

E

L

A

 

ALGUNOS TRATAMIENTOS DE LA ANOREXIA

El hecho de haber tomado la decisión de dejar las conductas características de los Trastornos alimentarios, y someterse a tratamiento, no significa que se ha alcanzado el éxito definitivo. Es más bien, un proceso continuo que conduce a un cambio de comportamiento y de actitud.

En todo ese proceso de cambio, no sólo influyen sus pensamientos, también influirá qué información le va llegando del medio, del tratamiento y de su familia. Todos nosotros: los profesionales, los padres y familiares, el entorno y la propia persona, formamos parte de ese proceso y de ese camino hacia el éxito del tratamiento y de la mejoría de la persona.

 

y en las mujeres, la ausencia de por lo menos tres ciclos menstruales consecutivos.

Otros síntomas pueden incluir restricción de los alimentos o de líquidos; atiborrarse de comida; vómitos autoinducidos; el hacer ejercicios excesivamente; el abuso de laxantes, Ipecac, diuréticos, pastillas de dieta o enemas; pérdida de apetito; y una variedad de cambios físicos como la temperatura corporal baja, un ritmo cardíaco bajo o la presión arterial baja, hinchazón, pelo corporal blando, estreñimiento, intolerancia de las temperaturas frías y una variedad de cambios metabólicos. Algunos de estos cambios físicos pueden ser potencialmente mortales. El retiro social y una preocupación extrema con la comida y el comer generalmente están presentes.

El Peligro de los medicamentos parea adelgazar:

Según denuncias publicadas por el periódico EL TIEMPO, "La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (Jife), encargada de vigilar la aplicación de los tratados de la ONU en materia de control de drogas, acaba de hacer pública su preocupación por el incremento del uso indiscriminado de drogas para adelgazar.

Se trata de los llamados anorexígenos, unas sustancias que suprimen el apetito o la sensación de hambre y que suelen ser indicadas por médicos como parte del tratamiento de la obesidad, la narcolepsia y los trastornos de concentración. El uso sin control de estos medicamentos, que actúan sobre el sistema nervioso central, causa graves efectos; una sobredosis puede derivar en estados de pánico, comportamiento agresivo y violento, alucinaciones, depresión respiratoria, convulsiones, coma y hasta la muerte."

"En un estudio, la Jife encontró que los niveles más altos de uso de estas sustancias se registran en América; es más, tres de los cinco países de mayor consumo pertenecen a la región: Brasil, Argentina y Estados Unidos. Los expertos atribuyen el fenómeno a la excesiva obsesión por la figura que se vive en muchos países, entre ellos Colombia. En el camino por alcanzar un grado de delgadez que se asocia al ideal de belleza, las mujeres (y muchos hombres) acuden al uso de productos y pastillas de manera espontánea, por lo general recomendados por cualquier persona."

"La mayoría de los anorexígenos tienen principios activos clasificados en la Lista IV del Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971, de la Jife. De acuerdo con el Invima, en Colombia varios de ellos no tienen registro o lo tienen vencido. No obstante, en el país se echa mano de otros anorexígenos, como la sibutramina, que debe expenderse con fórmula médica, pues tiene contraindicaciones, aunque no es secreto entre las jovencitas que puede conseguirse fácilmente.

Lo mismo ocurre con otras sustancias, como lecitinas, cápsulas de toronja y alcachofa, algas marinas, laxantes, hormonas tiroideas y antidepresivos, con los cuales las jóvenes arman mezclas para pelear, de manera irracional, contra el peso corporal. Famosa es, también, la llamada pastilla azul, que incluso circula de mano en mano en los colegios. Es muy utilizada, pese a que nadie sabe con exactitud qué contiene.

La proliferación de páginas en Internet sobre métodos para perder kilos con rapidez es otro peligroso factor que debe tenerse en cuenta. Un reciente estudio de la Academia Americana de Pediatría encontró que la tercera parte de la población de entre 10 y 22 años aprendió técnicas de este tipo a través de la red. Muchos de estos sitios terminan por alentar desórdenes alimentarios como la bulimia y la anorexia. Una encuesta complementaria demostró que menos del 15 por ciento de los padres de familia hablan con sus hijas sobre el tema."

A pesar de su desmejorado aspecto y de todas las comparaciones con el pasado reciente y con sus coetáneos, y a pesar también de la consulta de todo tipo de datos que demuestran la anormalidad de su adelgazamiento, la anoréxica insistirá en sostener, frente a toda evidencia, que no está en absoluto delgada sino que, por el contrario, sigue teniendo exceso de grasa, sus piernas son aún demasiado gordas, etc. Los medios a los que un anoréxico puede recurrir para no alimentarse son muy variados, sobre todo cuando el ambiente presiona para restablecer unas costumbres alimentarias normales. La mayoría de las veces esconde la comida o la tira por el inodoro; a menudo recurre al vómito, al principio provocado, introduciendo un dedo en la garganta, luego espontáneo, logrando que sobrevenga sin estímulo mecánico alguno; es también frecuente el uso de laxantes, para impedir o disminuir la absorción intestinal de los alimentos ingeridos.

En muchas anoréxicas no son raros los episodios de abandono del propósito de no alimentarse, con los consiguientes hartones de todo tipo de comida; sin embargo, ello va invariablemente seguido de un fuerte sentimiento de culpa y de remordimiento que las impulsa a eliminar inmediatamente los alimentos engullidos recurriendo al vómito.

 

Una niña o una mujer joven hasta ese momento aparentemente sana decide claramente reducir su dieta de forma progresiva, lo cual muy pronto da lugar a una ostensible pérdida de peso. La auto-rrestricción va acompañada, no obstante, de una creciente preocupación por no comer demasiado, y la cuestión de los alimentos, de su valor calórico y de la necesidad de abstenerse adquiere tintes obsesivos. En el seno de la familia, surgen inacabables discusiones y se plantean chantajes para inducir a la anoréxica a comer más; sin embargo, el resultado suele ser un empeoramiento de la situación, agravada por una desconfianza creciente de la enferma hacia sus familiares y hacia cuantos se preocupan por su salud. Ello la impulsa a mantener en secreto todas las actividades relacionadas con la alimentación y su persona, como la higiene corporal.

 

Dificultades en el Tratamiento de la Anorexia

Dentro del proceso de tratamiento, que es lento y gradual, a medida que se van aprendiendo y poniendo en práctica los cambios, puede ocurrir que aparezcan de forma intrusa esos pensamientos con respecto a la comida y a su cuerpo que han acompañado durante años a la enfermedad.

Hay personas que sucumben a estos pensamientos y aparecen las recaídas, iniciando así el camino difícil de los episodios recurrentes y de la cronicidad de la enfermedad. Otras en cambio, se inclinan a pensar en lo aprendido y ahora saben que tienen un mayor control sobre sus pensamientos, más recursos personales para enfrentarse a ellos y que disponen de ayuda adicional. Ante los tropiezos la familia también juega un papel importante, por su forma de reaccionar y enfrentarse a ello. Lo mejor es informar y prestar la ayuda que se requiere.
 
 

sacerdote actuar de acuerdo con los preceptos del Evangelio

Un portal especializado en EDUCACION MULTIMEDIA en valores, Desarrollo Humano, Prevención y Tecnología